Odontología

Retiro seguro de amalgama

La amalgama de plata, más conocida como amalgama dental, es un material utilizado desde hace más de 100 años para realizar empastes al resultar duradera y económica. Pero, además de ser nada estética, su composición es muy tóxica, por eso su uso ya ha sido prohibido en países como Japón (1982), Suecia (1997) y Noruega (2008).

Se trata de una mezcla de metales compuesta por:

  • 50% de mercurio, que es el metal no radiactivo más toxico que existe
  • 50% de un polvo que contiene plata (70%), estaño (18%) y cobre (12%)

A pesar de que el uso de dicho material esté permitido a nivel legal en España, hay que saber que cada reconstrucción de amalgama desprende 34 microgramos de mercurio al día.

Está demostrado que el mercurio se acumula en órganos (sobre todo riñón e hígado), tejidos (especialmente el nervioso, provocando degeneración neuronal) y sistemas como el tracto gastrointestinal, con posibles manifestaciones clínicas.

Además, la presencia de metales en el organismo hace que seamos más susceptibles hacia los campos electromagnéticos, provocando un estado de hipersensibilidad y de malestar conocido como electrosensibilidad.

En la boca la presencia de metales crea tatuajes y, a través de la saliva, fenómenos de corrientes galvánicas que afectan poco a poco a todos los dientes y demás tejidos de alrededor.

A la temperatura corpórea humana, desprende una cantidad de vapor de mercurio 100 veces superior a la permitida en el aire que respiramos por la Agencia de Protección Ambiental Americana.

En Dclinic realizamos el retiro de los amalgamas siguiendo un exhaustivo protocolo de seguridad, protegiendo al paciente y al dentista de una posible intoxicación aguda producida por los vapores y la pulverización del mercurio.

Para ello utilizamos:

  • Un dique de goma como medida preventiva para aislar el campo operatorio, evitando el contacto de la amalgama retirada con las mucosas bucales del paciente
  • Doble aspiración potente para evitar la inhalación de los vapores y del mercurio pulverizado
  • Mascarillas con filtros adecuados para proteger al odontólogo y la auxiliar
  • Uso de fuente alternativa de aire para el paciente (opcional)
  • Sala con renovación natural de aire
  • Una correcta praxis

Una vez retirados los empastes metálicos el paciente debe enjuagar la boca con una solución quelante. Tras un pequeño descanso, se procede a reconstruir nuevamente el diente utilizando materiales altamente estéticos con tecnología adhesiva y libres de bisfenol A (BPA-Free), compatibles con la salud bucal y general.

© 2020 DClinic · Todos los derechos reservados · Política de privacidad · Política de cookies · Aviso legal · Diseño: Disparo Estudio