Odontología

Implantología

Los implantes nos permiten reemplazar los dientes perdidos de la manera más conservadora y natural. Siempre que las condiciones clínicas generales y locales lo permitan, se incorpora una raíz artificial de titanio o de zirconio. Una vez obtenida la integración ósea de la raíz injertada, se construye sobre ella una corona, reestableciendo la función y la estética del diente perdido.

¿Qué es un implante dental?

Un implante dental es un elemento diseñado para reemplazar la raíz de una pieza dentaria perdida. Presenta forma de tornillo y es colocado dentro del hueso (maxilar o mandibular) por el odontólogo en un acto quirúrgico. Una vez integrado en el hueso, se le anclará un pilar que será el soporte de la corona o puente protésico a colocar. De esta manera, devolverá la anatomía y función del diente ausente de forma fija.

¿De qué material están hechos los implantes dentales?

Normalmente están fabricados con titanio, un material altamente biocompatible, es decir, que generan una respuesta biológica muy aceptable en el cuerpo logrando una excelente y estable integración con el hueso. Los casos de alergia al titanio son poco frecuentes, pero existe una alternativa para estas situaciones, como los implantes de zirconio, un material cerámico totalmente blanco, que también ofrece excelentes resultados al integrarse perfectamente en el hueso.

¿La colocación de un implante dental es dolorosa?

Durante la colocación de un implante se utilizan anestésicos locales, por lo tanto durante el acto quirúrgico no se siente ningún dolor. Durante el post-operatorio de los días siguientes es normal que se manifieste inflamación y molestia localizada propias del proceso de cicatrización y las cuales pueden ser aliviadas con hielo y analgésicos orales.

¿Qué ocurre con el implante después de haber sido colocado en la boca?

Una vez colocado el implante en la boca, comienza el proceso de osteointegración en el cual se conseguirá la fijación, adhesión y formación de hueso alrededor de él y que tiene lugar entre dos y tres meses. Para lograr una cicatrización exitosa es indispensable mantener una excelente higiene oral durante y posterior al tratamiento siguiendo las indicaciones del odontólogo. Durante el proceso de cicatrización es muy importante no fumar ya que el tabaco puede traer complicaciones en los tejidos periimplantarios. 

¿Qué cuidados debo tener con los implantes?

Es indispensable respetar las indicaciones del odontólogo sobre la correcta técnica de higiene después de cada comida y utilizar elementos de higiene interdentaria evitando así acumulación de placa bacteriana para evitar lo que se denomina una periimplantitis (inflamación de tejidos que rodean al implante). También es importante asistir al control periódico y sesiones de limpiezas dentales con la frecuencia que indique el profesional. 

¿Quién puede colocarse implantes? ¿En qué casos se desaconseja?

Es posible colocar implantes en todos los pacientes que presentan buenas condiciones de salud y que hayan finalizado la fase de desarrollo esquelético (normalmente a partir de los 18 ó 20 años). También es posible en adultos muy mayores sin problemas de salud importantes.
En el caso de los pacientes con enfermedades sistémicas (como diabetes, osteoporosis y enfermedades cardiovasculares) también es posible pero se debe tener en cuenta que presentan factores de riesgo para el éxito de los implantes. 

¿Cuáles son los riesgos de la colocación de implantes?

Después de la colocación de los implantes, es posible que su odontólogo le indique una terapia farmacológica para evitar infecciones o complicaciones. Existe un bajo indice de rechazo del implante por parte del organismo. Si esto ocurriese, los síntomas que pueden notarse son movilidad del implante, dolor y molestias o infección .En estos casos será necesario la extracción del implante y la colocación de uno nuevo en el momento que indique el profesional, según cada caso particular. Es importante tener en cuenta que si un implante ha sido rechazado y no se ha osteointegrado, no quiere decir que vuelva a ocurrir lo mismo luego de una segunda colocación.  

¿Se pueden colocar implantes si hay poco hueso?

La pérdida o extracción de una pieza dental produce una reabsorción del hueso que puede llegar a perder hasta un 60% de su altura y anchura en los 3 primeros años. Es por esto que se recomienda sustituir la pieza con un implante lo antes posible y no postergarlo en el tiempo. De todas formas, es posible colocar implantes en pacientes con pérdida de hueso, ya que existen técnicas de implantología indicadas en estos casos, como por ejemplo la colocación de implantes dentales cortos, las técnicas de regeneración ósea, el plasma rico en factores de crecimiento o la elevación del seno maxilar. 

¿Cuáles son los beneficios de colocarse implantes?

La colocación de implantes dentales para sustituir las piezas dentarias ausentes ofrece importantes ventajas. Se logra devolver la función masticatoria para volver a comer con normalidad,  tener una buena oclusión (con una mordida correcta donde los dientes encajen bien) y evitar los posibles problemas fonológicos que se producen a veces al escaparse el aire por los espacios de los dientes ausentes durante el habla.

Mejora la función estética devolviendo armonía en la sonrisa.
Los espacios que dejan las piezas dentales ausentes provocan el desplazamiento de los dientes adyacentes, aumentando la probabilidad de caries y problemas periodontales. De esta manera, los implantes mejoran la función biológica ya que ayudan a conservar la posición del resto de los dientes y el hueso que soportaba al diente perdido y evitan otros problemas derivados de la pérdida de dientes

© 2022 DClinic · Todos los derechos reservados · Política de privacidad · Política de cookies · Aviso legal · Diseño: Disparo Estudio